El incremento excesivo del porcentaje de mortalidad en tres provincias llegó a dar cierto límite a los hospitales, todas las camillas que pueden haber en cada hospital se ocuparon por todos los casos de contagiados por el virus y aun así la pandemia sigue en pie dejando secuelas que son difíciles de afrontar en Ecuador.

La ignorancia de muchas personas ha provocado que no haya un mejoramiento, piensan que la realidad de este caso es otra mentira más que no logran reflexionar acerca de lo que ven y escuchan.

Muchas personas juegan el papel de la irresponsabilidad paseando sin su respectiva mascarilla y sin  tomar ninguna medida de bioseguridad, otras prefieren realizar fiestas ocasionando una aglomeración de hasta una cantidad de cien personas, no faltan quienes insultan y agreden a los policías por llamarles la atención solo por que realizan los controles necesarios para evitar que el virus exceda más de lo normal.

Desde tanto descuido empiezan los comentarios que los hospitales no quieren brindar atención a los pacientes que están contagiados, en otro punto de vista no es que no quieran brindar atención porque ese es el deber de todo hospital, pero la verdad es que por una negligencia de parte de quienes ignoran la realidad no hay camas para tantos contagiados, no son los hospitales los irresponsables los irresponsables somos nosotros como seres humanos que fingimos ser sordos, ciegos y mudos.

No hay medicamentos disponibles porque aquellos irresponsables que según no quieren dar atención médica los ocupan en los pacientes internados, lo primordial es tomar conciencia y ser precavido para no poner en riesgo nuestra vida, la de nuestros familiares y de las personas que nos rodean.

[pvcp_1]

Por jdromerom