Jari Jones, modelo y actriz

El pasado 28 de junio se celebró el día internacional del orgullo LGBT. Con ello la popular marca de ropa, Calvin Klein, lanzó su campaña #PROUDINMYCALVINS: una celebración de la autoexpresión y el espectro completo de identidades LGBTQ+.

Jari Jones en New York

El “boom” y la controversia surge a raíz del personaje que encabeza dicha campaña, quien fue duramente criticado y amado en redes sociales. Jari Jones oficialmente tiene su propia cartelera de Calvin Klein en NY, además de ser modelo es un ícono para el movimiento LGBT y militante de Black Lives Matter.

Jones, biológicamente es un hombre que se define a sí mismo como QUEER y LESBIANA. Partamos desde aquí, el termino queer no es reconocido por la RAE, pero si por la Fundéu; organización que define a esta expresión como:

persona que no es heterosexual y rechaza ser clasificada por sus prácticas sexuales o su género para no limitar su experiencia como persona.

En adición, lesbiana es la mujer que siente atracción sexual y afectiva por otras mujeres. Toda esta información llega a producir un choque mental porque auto percibirse como mujer y al mismo tiempo manifestar que le gustan las mujeres, significa que es heterosexual porque biológicamente sigue siendo hombre.

Internet no se hizo esperar y lanzó todo su rechazo hacia Jones, donde poco después respondió:

“se trata de mostrarle al mundo que los negros, los trans, los gordos pueden ser celebrados, amados y empoderados públicamente”.


Entonces, ¿significa que la obesidad debe ser amada, celebrada y normalizada? ¿Acaso la OMS se equivoca al considerarla como una enfermedad perjudicial para la salud? Es decir que ¿la obesidad no constituye un problema de salud pública a la que se han destinado una gran cantidad de recursos económicos y humanos para su manejo, control y prevención?

Bueno… muchos dirán que no se trata de eso, que sencillamente es aceptarse como eres; amor propio y etc. Lo que sucede es que tratan de camuflar sus verdaderas intenciones tras esas palabras bonitas. Detente y piensa un momento, ¿de qué amor propio hablamos si no aceptas tu biología? ¿qué clase de amor propio defiende movimientos ideológicos que conscientemente atentan contra la vida de sus propios hijos? De hecho, puedes justificar a estos movimientos con la frase “mi cuerpo, mi decisión”; expresión ilógica, vacua y desarraigada de la realidad misma.

¿Acaso Calvin Klein usa a este personaje para que los hombres que se creen mujeres representen en un futuro próximo a las verdaderas mujeres? Esto no es la primera vez que sucede, lo vivimos con el Miss Universo y la participación de Angela Ponce en representación de España. Por otra parte, existen casos de hombres que se definen como mujeres para que sean juzgados como tal, de modo que reciban una condena menor y sean trasladados a dichas cárceles donde terminan violando a las reclusas.

Calvin Klein explica que Jones fue seleccionado por su poderosa historia que identifica a muchas personas, además porque entrega mensajes positivos sobre identidad y autoestima.

Falacia absoluta pues la protagonista de esta campaña es partidaria del movimiento #BlackLivesMatter. ¿Por qué señalo esto? Esta organización surge en 2013 con tres mujeres negras transgénero; Alicia Garza, Patrisse Cullors y Opal Tometi. Organización que tiene un fuerte vínculo con el dictador Nicolas Maduro.

Nicolás Maduro abraza a Opal Tometi, fundadora de Black Lives Matter, luego ella le entregó una condecoración.

Patrisse Cullors, Alicia Garza y Opal Tometi (izquierda a derecha) fundadoras de #BlackLivesMatter

Dentro de las peticiones, que se derivan de su propio manifiesto, están:

  • Ingreso mínimo universal para los negros
  • Atención médica gratuita para los negros
  • Alimentación gratuita de calidad
  • Propiedades (gratis)
  • Cirugías de cambios de sexo (gratis)
  • Aborto (gratis)
  • Reparación económica para narcotraficantes

En fin, Jari Jones, Calvin Klein, BlackLivesMatter, son tan solo un ingrediente más de la gran deformación social que estamos viviendo. No permitamos que estas grandes empresas, estos personajes e ideologías nos hagan vivir una irrealidad en la que nuestras familias, nuestra cultura y sobre todo el valor de la vida misma sea moldeada a beneficio de grandes poderes.

[pvcp_1]