Fabián Castro: “Soy un jugador que tiene carácter muy fuerte, no me gusta perder”

El defensa central, nacido el 18 de junio de 1993 en Santo Domingo, actualmente jugador del Club Puerto Quito, accedió a una entrevista, con el fin de conocer algo más de su vida fuera de las canchas. Se lo puede considerar como una persona que disfruta el fútbol, desde su adolescencia, además siempre apunta a lo más alto para poder ayudar a los demás.

¿Cómo se dio cuenta que el fútbol era su pasión y que se iba a dedicar como jugador?

Al principio no me gustaba practicarlo. Sin embargo, a los 14 años recién estuve en una escuela de fútbol, pero no lo hacía porque me gustaba, sino que todos mis compañeros lo practicaban. Me comenzó a gustar cuando entrené muy fuerte. Observé que fácilmente podía superar a mis amigos. Cuando quedé campeón con Chavos, la gente me comenzó a conocer, me abrazaba y eso me hizo sentir bien, así que sentí que eso era para mí y desde ahí me dedico cien por ciento al fútbol.

 ¿Cómo se ve en un futuro?

En un equipo profesional. En lo económico me veo bien junto con mi familia y los seres que estuvieron conmigo desde el inicio. Hay que ser agradecido, así que voy apoyar a muchas personas que lamentablemente no pueden jugar al fútbol, que no tienen que comer, puesto que en el mundo están pasando muchas cosas malas. En fin, me veo en un futuro bien, desde todos los aspectos, siempre ayudando al prójimo y no lo buscaría por fama, si no que algún día yo también he pasado por lo mismo.

¿Cómo se describe en el ámbito deportivo, es decir como jugador? Soy un jugador que tiene carácter muy fuerte, no me gusta perder, uno de los que más grita en la cancha a corazón. Al equipo que voy trato de dar la mejor impresión, demostrar todo de mí, no regalo nada. Me considero como un jugador muy aguerrido y si por mi fuera ganaría todos los partidos de mi vida, hasta un amistoso. Antes de saltar a la cancha

¿Qué es lo primero que le viene a la mente?

Tengo que hacer lo que mejor se. Disfrutar que tengo ese don de jugar al fútbol, muchos desean practicarlo y no pueden. Pienso en mi hija, en mi familia, en mi esposa, en mi mamá. Siento que tengo que dar lo mejor de mí y sé que desde arriba mi abuelo me cuida, me protege, él está orgulloso de que esté jugando al fútbol ahora y de cómo demuestro que cada día merezco estar un poco más arriba, siempre pienso eso. Me encomiendo a Dios, siempre busco disfrutar del fútbol.

Síguenos en nuestras redes sociales