Según la agencia de noticias ABC, en un accidente de un laboratorio lleva al descubrimiento de una rara bacteria que come metales. Aunque su existencia, menciona, ya estaba teorizada, pero todavía no se había hasta ahora demostrar la existencia de estos seres.

Leadbeater y su equipo recubrieron más frascos con MnCO3 y esterilizaron algunos con vapor (porque se conoce que el MnCO3 es estable en estas condiciones). Pero el compuesto de manganeso no se oscureció (incluso un año después). Por lo tanto, el «ladrón» debía ser algo que se destruyera con vapor caliente. Es por ello que los investigadores estudiaron lo que había en los frascos a través del análisis de ARN, que desveló que había hasta 70 bacterias. Tras más pruebas, el equipo descartó la mayoría hasta quedarse con dos posibles culpables, informa ABC.

En concreto, eran bacterias Nitrospirae, que generalmente tienen forma de media luna, y Betaproteobacterium, en forma de bastón. Se sabe que los familiares de ambas especies de bacterias viven en aguas subterráneas. «Aislamos betaproteobacterium de los óxidos alterados como colonias individuales… pero esta especie no oxida MnCO3 solo. O Nitropirae es el único responsable de la oxidación de Mn (II) o la actividad es consorciada», escribe en el equipo en estudio que acaba de ser publicado en la revista «Nature». Concluye la agencia de noticias.

[pvcp_1]